SOY UNA MATAGIGANTES

Barbara Thorson es una chavala americana un tanto especial. Vive con su hermano y hermana mayor, la que cuida de la familia dado que la madre está enferma. Barbara no es muy social en su colegio dado su mal genio, su afición por los juegos de rol... y porque mata gigantes. ¿Y cómo los mata? Con su martillo Coveleski.

Bárbara es la encargada de proteger al mundo de la amenaza de los gigantes y titanes que acechan a la humanidad mientras debe hacer frente a la enfermedad mortal de su madre y lidiar con sus compañeras del colegio. Bárbara se siente incomprendida, ni su hermana, ni la psicóloga del colegio ni su nueva amiga Sophie la creen hasta que...

He devorado literalmente este cómic, intrigado por el personaje de Bárbara, su particular personalidad y la historia tan maravillosa que la rodea. Creo que ha sido una de las historias más conmovedoras o entrañables que he leído este año, que te dejan perplejo por la agradable sensación de descubrir cómo un tebeo puede destilar tanto sentimiento y por la cruda realidad a la que tiene que hacer frente la protagonista. Un buen trabajo del casi siempre cumplidor Joe Kelly.

Además el dibujo del hispanojaponés Ken Niimura es absolutamente fantástico. Con un estilo manga, quizá algo sucio pero premeditado, con un ritmo narrativo fabuloso, te hace pasar las páginas con ansiedad.

La edición es sencillamente fantástica, completada con unos extras divertidos que particularmente disfruto y que parece añadirlos se han convertido en una constante últimamente.

En definitiva, absolutamente recomendable. Creo que nadie se arrepentirá de gastarse 15€ en esta obra y, por si se os olvida, recordad que somos más fuertes de lo que creemos.

  1. Comment by The Korinthian on 21 de julio de 2009, 17:37  

    Y los chistes del final son geniales!

  2. Comment by Pater on 21 de julio de 2009, 22:35  

    bien, me has dejado con muchas ganas... y sin poder comprarlo :_

  3. Comment by Yota on 21 de julio de 2009, 22:42  

    Lo tengo pendiente de leer, a ver si este finde me lo pulo.